Notícies  »  Mataró treballarà per a un pla de prevenció del suïcidi i atenció al supervivent

Data publicació: 11/02/2019

Mataró treballarà per a un pla de prevenció del suïcidi i atenció al supervivent

El Ple de febrer va aprovar per unanimitat una Proposta de resolució presentada per Ciutadans per a un pla de prevenció del suïcidi i atenció al supervivent.


El text íntegre és el següent:


“El suicidio es una realidad con un impacto muy importante. El último análisis de mortalidad del Departamento de Salud señala que en Cataluña en el año 2016 se produjeron 510 suicidios una cifra un poco inferior a los 526 del año 2014 en plena crisis económica. Esto significa que cada día fallece más de una persona por suicidio. El tabú sigue patente y genera un halo de silencio a su alrededor. Estas muertes se disfrazan, por ejemplo, bajo el título de accidentes, como atropello mortal. En Mataró es habitual enterarnos de estos casos por el efecto colateral de interrupción del servicio de cercanías, pero las cifras son tozudas, y aunque ha existido una vinculación entre suicidios y crisis económica, los datos expuestos corroboran que es un problema más hondo y general. El siquiatra Diego J. Palao ha afirmado que “el 90 por ciento de las personas que se suicidan tenían un trastorno mental”. Es la primera causa de muerte entre personas de 15 a 39 años, representa un 41.1% del total de las causas de muerte frente a un 23,8% de las defunciones producida por los tumores. En España los suicidios crecieron en el último año un 3%, alcanzando los 3.679 en 2.017 los últimos datos consolidados que tenemos.


Además del tabú social y mediático respecto a este tema que hemos señalado están los falsos mitos respecto a la conducta suicida como que se trata de una acción repentina e imprevisible, cuando la realidad es que el 80% de los que han intentado suicidarse, o se han suicidado, habían comunicado su intención de hacerlo, incluso que el 50 por ciento habían acudido al CAP. O que el suicidio es una forma de eutanasia, cuando en realidad el suicida lo que busca es liberarse del dolor síquico, emocional o físico. O bien que hay que mantenerlo en secreto porque su sola enunciación es un factor de incitación al suicidio cuando no es así, es importante decirlo aunque evidentemente no siendo detallistas, y caer en el morbo.


Desde hace más de 40 años, la OMS recomienda la elaboración y aplicación de estrategias de prevención del suicidio , y en el año 1969 publicó un documento donde reconocía la importancia de encuadrar la prevención del suicidio en el campo de la salud pública y la necesidad de establecer centros de prevención del suicidio a nivel nacional y local. En 1984, los países de la oficina regional para Europa de la OMS incluyeron la reducción del suicidio dentro de sus objetivos de política sanitaria.


Más tarde, en 1999 emitía una iniciativa a nivel mundial llamada SUPRE (Suicide Prevention) con el propósito de reducir la progresiva mortalidad debida al suicidio.


Entre los objetivos generales del programa estaba disminuir la morbimortalidad relacionada con la conducta suicida y eliminar los tabúes que rodean al suicidio. Destacaba que la prevención del suicidio requiere la intervención de un equipo multidisciplinar, incluyendo sectores sanitarios y no sanitarios. Para ello elaboró una serie de documentos dirigidos a profesionales y grupos sociales particularmente relevantes para la prevención del suicidio:


- Médicos generales y profesionales de atención primaria

- Profesionales de los medios de comunicación

- Docentes y demás personal institucional, orientadores psicopedagógicos

- Funcionarios de prisiones

- En el trabajo

- Respuesta de primera línea (bomberos, policías y socorristas)

- Supervivientes de un suicidio


En una reunión de la OMS en 2004, sobre las “Estrategias de Prevención del Suicidio en Europa”, se plantearon las siguientes recomendaciones basadas en una revisión sistemática previa:


- La prevención de la conducta suicida necesita de un enfoque global y debe ser responsabilidad de los gobiernos

- Son necesarios programas de prevención del suicidio que incluyan intervenciones específicas para los diferentes grupos de riesgo, contando para ello con los diferentes sectores implicados

- Los profesionales sanitarios, especialmente los que trabajan en servicios de urgencias, deben estar capacitados para identificar el riesgo de suicidio y para colaborar con los servicios de salud mental

- La formación de los profesionales y la educación de la población general debe centrarse en los factores de riesgo y protección

- Es necesario fomentar la investigación y la evaluación de los programas de prevención del suicidio

- Los medios de comunicación deben participar y seguir directrices propuestas por la OMS


Cataluña ha sido una comunidad autónoma especialmente activa en los programas europeos de prevención del suicidio, sobre todo a través de su colaboración con la
EAAD, tanto en su fase I (Hospital de Sant PAU y la Santa Creu y dispositivos de salud mental de L’Eixample Dreita barcelonés) como en su fase II (Hospital ParcTaulí y sus dispositivos de salud mental).


Es por ello que se comprende que, más sensibilizada y más experimentada, se dedica a implantar, durante 2014 y 2015, un programa de alcance autonómico: el Programa Codi Risc Suïcidi (CRS).


Sus objetivos son:


1. Crear un protocolo específico de actuación urgente común para todos los agentes sanitarios implicados, especialmente en los servicios de emergencias.

2. Asegurar un procedimiento homogéneo de actuación en los servicios de urgencias hospitalarias.

3. Implantar un procedimiento de seguimiento post alta de urgencia y/u hospitalización.

4. Garantizar el seguimiento por los servicios de salud mental y de atención primaria durante los 12 meses siguientes al intento.


Y sus ejes de actuación:


1. Elaboración del mapa de recursos y diseño de rutas asistenciales.

2. Elaboración de protocolos de actuación para cada dispositivo asistencial del sistema sanitario de Cataluña.

3. Creación de un sistema de información que permita la coordinación entre dispositivos, el registro de casos y la identificación de variables de riesgo


Aunque es importante la coordinación con los planes expuestos anteriormente desarrollados por la Generalitat, no es menos importante la implicación de la política local en esta labor de prevención y acompañamiento. Mataró tiene que ser una ciudad pionera en esas políticas que afectan a muchos ciudadanos, que esa realidad casi siempre ocultada y que zarandea nuestras conciencias, cuando es evidente y coincide con momentos lúdicos y mayoritarios como en las pasadas Santas. Por ello debemos implicarnos en este problema.


Esta implicación de otras administraciones, más allá de la Generalitat , ya se ha visto por ejemplo en los cursos para la prevención del suicidio destinados a funcionarios y trabajadores de la función pública de distintos departamentos afectados que ha realizado el Consell Comarcal de la Selva, por ejemplo, el soporte a la Associació per la Prevenció del Suicidi i l’Atenció al Supervivent por parte del Ayuntamiento de Girona. Mataró desde hace muy poco se ha dado cobertura a través de la Fundación Hospital a la entidad “Mans Amigues, dol per suicidi”.


Por todo ello creemos necesario, y así lo proponemos al Pleno que apruebe los siguientes acuerdos:


PRIMERO.- Que Mataró se declare ciudad comprometida con la Prevención del Suicidio y la Atención al Superviviente.


SEGUNDO.- El Ayuntamiento trabajará en un Plan de Prevención del Suicidio y de Atención al Superviviente. Liderando y coordinando a diferentes agentes sociales, del ámbito de la salud, de los medios de comunicación, del entorno de la enseñanza y de la orientación sicopedagógica, personal de la administración, entidades que trabajan en este tema, todo ello con el objetivo de que aporten su experiencia e información, para elaborar un diagnostico previo que sirva de base para elaborar el mencionado plan.


TERCERO.- Concienciar a la sociedad de este importante problema, que el suicidio es evitable y que todos tenemos que tener conciencia de ser agentes de prevención del suicidio. Dado que las primeras personas que tienen que tener conciencia del problema es el círculo cercano del que manifiesta dicha tendencia. Con lo cual la importancia de la concienciación y la comunicación es un verdadero factor de prevención. Y para ello aprovechar el Día Internacional de Prevención del Suicidio que desde el 2003 la OMS ha establecido que sea el 10 de Septiembre, como parte del trabajo de concienciación que indudablemente se recogerá en el Plan de Prevención, asumiendo también las aportaciones de los agentes señalados en el acuerdo anterior”.
 

Imprimir