Saltar al contingut Saltar a la navegació Informació de contacte

Escoltar
Logo de Grup municipal PP

Grup municipal PP

La informació que apareix en aquest article és responsabilitat del Grup municipal PP

Todos a una

Como bien sabéis, en la política en general es difícil encontrar propuestas sobre las que haya poca discusión y cuyos votos se cuenten sin negativa alguna. Esto es lo que hemos conseguido desde el Partido Popular de Mataró en el último Pleno Municipal, realizado a comienzos de este mes de abril, a través de una Propuesta de Resolución con el fin de conseguir que la Semana Santa de nuestra ciudad sea declarada de Interés Turístico Catalán. Dicha Propuesta, que conlleva la creación de una Comisión de Trabajo con expertos que puedan elaborar con garantías el informe correspondiente para obtener dicha distinción de manos de la Generalitat, fue aprobada por todos los grupos municipales a excepción de los Comunes y la CUP, que se abstuvieron. Esta unanimidad deja claro la importancia de la Propuesta, lo coherente de esta, su más que amplio argumentario para defenderla, y lo mucho que nos jugamos si obtenemos este reconocimiento, que compartiríamos con manifestaciones religiosas tan importantes y de renombre como son las Passions de Esparraguera y Olesa de Montserrat o las del Sant Enterrament en Tarragona.

Y motivos para que nuestra Semana Santa tenga esta distinción, desde luego, no nos faltan. La Desfilada dels Armats es Patrimonio Cultural de la Ciudad desde 2002 y la Procesión General de Viernes Santo, Patrimonio de la Ciudad desde 2013. El valor artístico y estético de los pasos, la pasión y entrega de las Cofradías y Hermandades, algunas ya sobrepasando los 300 años de historia, la tradición del Via Crucis de Viernes Santo, que se remonta al siglo XVII… Toda esta maravillosa parte humana es la que nos hace valederos de recibir cada año más visitas, que no solo se acercan desde la comarca sino desde toda Cataluña. Viernes Santo y su Procesión General, símbolo de nuestra hermandad y buena convivencia, a la par que de nuestro potencial como acto procesional, cuenta por decenas de miles sus asistentes, cada año en aumento. No en vano, son muy pocas ciudades en toda España que realizan anualmente una salida conjunta de todas las Hermandades y Cofradías. Actos que, como veis, reúnen visitantes de todas partes de nuestra geografía, que no solo se limitan a disfrutar desde fuera, sino que vienen también a participar desde dentro, ¿o es que a alguien se le escapa el detalle de ver agrupaciones musicales de ciudades de otras comarcas en nuestras procesiones? Seguramente ese sea un gran valor, a nivel externo, sobre la buena consideración en que nos tienen. 

Pero todavía hay mucho más que, con orgullo, debemos reclamar. Se trata de una Semana Santa que, desde hace décadas, sabe aunar las tradiciones catalanas con aquellas que fueron trayendo los mataronenses que llegaron del resto de España, especialmente del sur, y que en tan buena armonía han sabido convivir unos con otros, sin que nadie añore su querido folclore de Semana Santa. También hablamos de una Semana Santa con miras al futuro, donde las Diputaciones Infantiles, en las que niños de 3 a 17 años salen en procesión, juegan un papel fundamental para seguir arraigando esta tradición en todos nuestros vecinos, de especial interés en estos tiempos en los que parece que el fervor por la tradición religiosa deba ser algo a evitar, pasado de moda… Quien ha estado en tan solo una de estas procesiones sabe bien que aquí no hablamos de modas, sino de sentimientos, y estos no se pueden negociar ante nadie. 

Debemos resaltar también el número de mujeres al frente de las Juntas de Gobierno de varias entidades, cada vez mayor, tal y como se refleja en las varias Hermanas Mayores que actualmente presiden varias hermandades, poniendo aún más, si cabe, en valor el papel de la mujer. Entidades que, además, no se limitan a los actos de Semana Santa, sino que van más allá y organizan durante todo el año hasta una cuarentena de actividades, asociadas con otras entidades de todo tipo, en muchas ocasiones con fines solidarios y siempre proyectando en positivo la imagen de nuestra ciudad,

Y por si todo esto fuera poco, hablemos de lo que supondría para Mataró ese reconocimiento para poder disfrutar del llamado “Turismo religioso” o de “Cultura Popular”. Hace poco, el propio Ayuntamiento afirmaba que una cifra importante de las personas que vienen a Mataró lo hace motivada por los actos de nuestra Semana Santa. Debemos luchar e ir todos a una para conseguir este reconocimiento de Interés Turístico Catalán para nuestra Semana Santa. Pensemos, por ejemplo, en una ciudad como Lorca, de poco más de 90 mil habitantes, que cada Semana Santa recibe más de 350 mil visitantes.

¿No creéis que ya es hora de demostrar nuestro potencial como ciudad y dejar de estar en un segundo plano? Estamos ante una nueva gran oportunidad. Sepámosla aprovechar.